En este momento estás viendo Soy psicóloga y ayer mi alma se acostó llorando

Soy psicóloga y ayer mi alma se acostó llorando

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Reflexiones

«De mayor relevancia me parece el hecho de que, en ninguna de las imágenes percibo en su expresión, ni en sus movimientos, atisbo alguno de oposición, rechazo, disgusto, asco, repugnancia, negativa, incomodidad, sufrimiento, dolor, miedo, descontento, desconcierto o cualquier otro sentimiento similar. La expresión de su rostro es en todo momento relajada y distendida y, precisamente por eso, incompatible a mi juicio con cualquier sentimiento de miedo, temor, rechazo o negativa. Tampoco aprecio en ella esa «ausencia y embotamiento de sus facultades superiores» que se afirma por la mayoría de la Sala; por el contrario, lo que me sugieren sus gestos, expresiones y los sonidos que emite es excitación sexual». El juez discrepante de la sentencia de La Manada , Ricardo González.

Llevo 12 años dedicándome a ésto. Al dolor.

He visto todo tipo de casos, he trabajado con colectivos de riesgo, he visitado el tercer mundo, he trabajado con abusos, drogodependencias… Me he entrenado, me entreno diariamente en ser «objetiva» en no involucrarme demasiado para poder continuar.

Pero, hay días REALES de la vida REAL en los que ya no puedes, no puedo… no sé, apagar el botón y descasar, sin más.

Adolescentes que se autolesionan porque otros adolescentes les insultan; niñas que mandan fotos a través de las redes a señores que viven a mil kilómetros de distancia y abusan de ellas sin que ellas lo sepan; niños a los que les pedimos que sean hombres cuando nunca tuvieron un padre o una madre que ejercieran como tal, y te cuentan cómo subían el volumen de la música para no oír los gritos de su madre con un amante o de su padre adicto con la cuarta novia a la que conocieron.

Hombres contra mujeres, mujeres contra hombres.

Jóvenes, joder, jóvenes QUE NO TIENEN HISTORIA PORQUE NO SABEN DE QUIÉNES SON HIJOS. Sin historia ¿cómo mirar al futuro?

Y me duele el alma, me duele cuando lloran. Me duele cuando me preguntan desgarrados ¿ cuál es el sentido? , ¿por qué estamos aquí? , ¿para quien soy importante?

Estafas piramidales disfrazadas de desarrollo personal; consejos gratis en cualquier app; canciones que hablan de lo bien que estamos engañando a mi pareja y a la tuya… Mujeres que empiezan a ODIAR al género masculino, hombres violentos y otros tantos perdidos, no saben ser, no saben cómo actuar, nadie sabe para donde tirar. 

¿Cuándo vamos a parar ésto?

¿Cuándo?

¿Cuándo vamos a tomar parte TODOS Y TODAS?

¿Cuando vamos entender que esto «no lo tiene que arreglar otro», que el problema está en mi casa y en la tuya y en la del vecino y en la de tu peluquero? ¿Cuándo vamos a dejar de ser el puñetero centro del universo y entender que SOMOS PARTE DEL PROBLEMA?

Todos, todas, seamos conscientes.

«Es que me ha dicho, es que me ha hecho, es que mira lo que pasó, es que ella se lo buscó, eso le pasa por puta, ese tío es un cabrón…»

¡¡¡¡¡BASTA!!!!!

¿Por qué no empezamos a tratarnos un poco mejor? Mírate, mírate dentro por favor. Responde a esta miseria con lo mejor de ti. Busca por favor te lo pido, busca qué es lo mejor que puedes dar. Por favor… busca profundo. Sácalo de tus tripas y ponlo a circular. De lo contrario, no habrá vuelta atrás. Nos merecemos algo más que una SOCIEDAD ANTISOCIAL.