No me cuentes tu vida: los errores del «SINCERICIDIO»

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Reflexiones

Estamos OBSESIONADOS con querer saber, querer contar

Nos aturde la idea de «no saber quién o qué» ha hecho o ha sido la persona que tenemos en frente.

Y no caemos en la propia trampa que no estamos poniendo: «HA HECHO» o » HA SIDO», P A S A D O.

No nos damos cuenta de que estamos estableciendo-nos una condena. Sea quien sea el que cuenta su vida, está lastrando la relación casi para siempre.

Querer saber:

Es como querer tener la ruta, el mapa, el control de la situación. Buscamos lo cómodo, lo manejable y conocido que nos coloque en una posición de supremacía frente a la persona o situación. Inevitablemente empieza a tejerse la telaraña de los prejuicios. El saber qué y cómo frente a una imagen que te estás creando de la realidad.

Te estás negando: estás negando la oportunidad de descubrir a la persona que tienes delante. Que no es la que fue ni la que será es LA QUE ES.

 

Querer contar:

Parece una especie de complusión: contar tu vida como si fuera tu currículum.

Traiciones, desengaños, frustraciones, dolor, veces que traté mal o bien, heridas, debilidades… es como si tuviéramos la necesidad de justificar todo cuanto hemos hecho, todo cuanto hemos vivido ante ese desconocido que tenemos delante.

Si, hemos errado, él no podrá redimirnos y no, tampoco podrá limpiar nuestras heridas.  Entonces ¿ para qué lo hacemos?

Sin darnos cuenta estamos dándole al inconsciente de la otra persona todas las herramientas para hacer con nosotros lo que quiera, para repetir acciones… y no siempre sabes ante quién estás: después de todo, por mucho que vibres, por mucho que te «toque la fibra» estás delante de un completo desconocido.

La cuestión es fácil: ¿ le contarías tu vida a tu vecino, a la cajera del supermercado, a tu dermatólogo? No… ¿verdad?Entonces ¿ por qué se la cuentas a un extraño? Hasta ahora es sólo eso: un extraño.

 

 

wordswag_1504011766109

 

 

En vez de eso. SIENTE. Conoce, late, vibra…

Cuídate, claro. Para, respira y mira.

CONSCIENTE de cada paso pero no obsesionado con no errar.

 

[cherry_video_preview source=»https://youtu.be/q808C7Lawmo» show_content_on_hover=»yes» preload=»yes»][/cherry_video_preview]

«…No, no, no lo voy decir
Si me lo pides tanto
No voy a hacerlo por ti
No quiero darte tanto…»

SINCERICIDIO-LEIVA

 


 

 

 

Psitivate-18 (2)

 

Sabemos que se puede, sabemos que es cuestión de intención, sabemos que hay que conectar con los recursos y continuar avanzando, pero … también sabemos que es difícil.

Desde Cristina Muñoz Positivate ®: Psicoterapeuta homologada Sanitaria, Coach Ejecutivo y Personal y  Trainer experimentada en Potenciación de Recursos Personales, existen muchas formas de acompañarte a que construyas la salida, TU SALIDA.