Los psicólogos son carísimos

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Reflexiones

“No voy al psicólogo porque es caro”, ése es uno de los pensamientos más generalizados que existen sobre ir a psicólogo.

En este post te planteo el reto de descubrir si verdaderamente esto es así.

Detente un minuto a pensar en tus vacaciones, en la tele de plasma que tienes en el salón o en la tapicería de tu coche.

Piensa en el último viaje que has hecho, la última falda que te has comprado o tu nuevo smartphone. Y haz la cuenta…¿Cuánto has pagado por todo eso?

En la suma de todas esas cosas hay miles de euros, es más, algunas por separado ya los valen.

Pregúntate entonces ¿cuántas cosas de esas han cambiado definitivamente tu vida? Probablemente tu respuesta sea: NINGUNA.

Los viajes enriquecen, te hacen crecer, te enseñan cosas; los objetos te hacen la vida más fácil, te permiten vivir cómodo/a.

Pero ¿qué pasa con lo que no se ve?, ¿algo de esto ha hecho de ti una persona verdaderamente feliz?; ¿ te ha ayudado a sentirte mejor contigo mismo/a a lo largo del tiempo?, ¿tienes la bonita sensación de que “pesas menos”?

“La terapia es cara”, “Un psicólogo tiene precios excesivos, por una hora hablando”, “no puedo permitírmelo”, “dura mucho tiempo”… ¿Seguro?

Veamos entonces donde se apoyan tus excusas para no cambiar tu vida:

1- La terapia dura mucho tiempo.

Vamos a imaginar que vas a sesión una vez por semana, aunque ésto es -y no en todos los casos- sólo al principio, después se van espaciando.

Esto supondría que si no se pierde ninguna sesión  a lo largo de un año  hay unas 40,  ya que hemos tener en cuenta los días festivos, las vacaciones de Navidad, Semana Santa, verano…

Sin embargo normalmente no llegan a ser tantas: siempre hay una cita que se pierde porque el terapeuta o tú estáis enfermos, porque te ha salido una entrevista de trabajo, porque esa semana no te viene bien…

Al final salen unas 30 sesiones anuales si descuentas todos los posibles incidentes, y en la mayoría de los casos el problema está resuelto antes de llegar al año.

30 sesiones parecen 30 semanas: demasiado tiempo ¿no?

Ahora céntrate en las horas. ¿CAMBIAR TU VIDA EN 30 HORAS ES REALMENTE MUCHO TIEMPO? Ten en cuenta que un sólo día tiene 24.

2- El psicólogo cobra demasiado por sólo una hora.

¿Estás seguro de eso? Antes de que entres por la puerta tu terapeuta está trabajando para ti y contigo.

Se entrena para que durante ese tiempo LA PERSONA MÁS IMPORTANTE DEL UNIVERSO SEAS TÚ . Más que cobrarte por la hora, ésta hora es un RETO, donde ha de poner en práctica todo el trabajo que hace y tu no ves entre una sesión y la otra.

Sus ejemplos, sus metáforas, sus recursos: son un traje a medida para ti.

¿Pagas a una modista o a un sastre por la entrega? No, le pagas por coger tus ideas, darles forma, hacerte el patrón, tomarte medidas, hacerte pruebas, coser… lo de menos es la entrega del producto. Piénsalo: todo eso está detrás.

3- La terapia es demasiado cara.

Las cuentas salen y son sencillas: la hora del psicólogo está a una media de 50 €.

Está claro que hay profesionales con precios más elevados y otros con menos; también depende de la zona geográfica, la duración de la intervención…

Asignemos un valor de 60€ como media (para tener en cuenta la horquilla de precios) a fin de poder ilustrar el post.

30 horas x 60 euros son 1800€ en un año, contando con que hagas todas las sesiones que aproximadamente salen de forma real en un proceso.

Y ahora dime: ¿es realmente caro un psicólogo?

Cambios de perspectivas, liberar emociones, reconciliarte con tu pasado, y ser en definitiva más feliz y mejor.

¿En cuántas cosas te has gastado 1800€ a lo largo de un año en tu vida?

 Incluso aún siendo sesiones de más elevado coste, piensa si  una sóla vez en la vida te mereces invertir VERDADERAMENTE EN TI.

Tal vez pienses que ya llegará el momento, pero vivimos una media de 80 años, lo que suponen unos 29.200 días.

¿Cuánto tiempo llevas gastado y cuál es el precio que estás pagando por CONSUMIR tu vida en vez de VIVIRLA?