«LA RAZÓN» NO TE DA LA RAZÓN

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Reflexiones

No lo ves. Sales y entras pero no lo ves.

Una y otra vez le das vueltas a la situación, la lees dentro de ti, le das forma de emoción, la localizas en tu cuerpo…pero no lo ves.

Vuelves una y otra vez al mismo punto: LA RAZÓN. Pero ya es hora de que sepas la verdad:

 La razón, no te da la razón.

Paralizado, en silencio, con tu propia tormenta interna. Embutido en tus motivos, en tus llantos silenciosos y en tus crisis existenciales, en tus rumiaciones, en tu malestar. Te agarras a él fuertemente e incluso puedes llegar a regocijarte dentro de la tormenta interna que estás viviendo, te conectas con ella, y la descarga eléctrica de cada uno de tus truenos mentales te hacen volver a ver la razón. Sientes calma, alivio… caminas, pero vuelve otro chaparrón, una vez más: la razón no te da la razón.

Ves que no lo ves, ves que no resuelves, que no sale que no te mueves, te ves a ti mismo como perro que se muerde el rabo: dando vueltas alrededor de la nada, tu nada. Y en el centro: V A C Í O. 

Y no ves porque continúas atrapado en la razón. Es tu cárcel, tu trampa, la jaula que te has construido para protegerte de un mundo que sientes hostil, para alejarte de cualquier emoción que te haga sentir vulnerable… pero en el fondo tú sabes que es sólo tu cobarde estrategia de huir de tus sentimientos, sabes que otra vez vas a perder.

M I E D O. Sientes miedo, es pánico… te aterra ver que hay otra forma de ver el mundo, que hay manos dispuestas a acariciarte el alma, que en la flexibilidad reside la naturaleza, el amor… A veces te has sentido cerca del borde, has pisado la línea delgada que te separa de un mundo mejor, pero, una vez más te conectas con ese poderoso y asfixiante: “yo soy así”. Y aparece tu verdadero monstruo, ese que está dentro de ti compuesto por tus propias creencias: aquello a lo que tanto temes habita más en tu superficie que en tu profundidad. Tu M Á S C A R A: tu enemigo.

El mayor obstáculo para mejorar en la vida es que queremos cambiar sin cambiar. Aristóteles.

Y una vez más has vuelto a conectar con la razón. Y de nuevo, siento ser tan insistente: la razón no te da la razón.

Pero… nadie dijo que ser mejor fuese obligatorio, nadie dijo que abrirte a nuevas experiencias, a nuevas personas, nuevas formas de ver, sentir y vivir, fuese obligatorio. Nadie dijo que tolerar sea una asignatura del colegio o que la empatía sea necesaria para tu currículum vital. No, nadie dijo que ser mejor sea una necesidad. Así que siempre puedes quedarte con tu cubo de razones encerrado en tu tormenta, esa de la que no sales, esa que es cíclica y te traga, te atrapa, te paraliza y limita, te aísla, te aleja y destruye las emociones de cualquier alma entregada a ti, que te quiera bien y que, en esa ocasión SI: te sea incondicional.

Así que agárrate a tus razones, y vístete de argumentos que te otorguen el mejor de los lugares, el más privilegiado y vuelve a sentir una vez más que estás en lo cierto, porque, de lo contrario no tendrás más remedio que crecer, cuestionarte, abrirte, deshacerte de tu escafandra, llorar, aceptar y aceptarte, estar sereno, despedirte de fantasmas y vivir. D E S A F I A R T E  y desafiar tus propias creencias. 

Pero para eso, siento decirte que no te queda más remedio que caminar desnudo bajo esta tormenta, y te digo, por propia experiencia que el frío cala los huesos. Tú decides.  Desnúdate o vuelve a vestirte de razón.

 


 

Positivate 08 - copia

Sabemos que se puede, sabemos que es cuestión de intención, sabemos que hay que conectar con los recursos y continuar avanzando, pero … también sabemos que es difícil.

Desde Cristina Muñoz Positivate ®: Psicoterapeuta homologada Sanitaria, Coach Ejecutivo y Personal y  Trainer experimentada en Potenciación de Recursos Personales, existen muchas formas de acompañarte a que construyas la salida, TU SALIDA.