¿»Es lo que pienso» o «es lo que hay»? Descubre las 5 diferencias entre el asertivo y el «tajante camuflado».

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Reflexiones

Está claro que estamos en la era en la que casi todos queremos tener: una pareja perfecta, un trabajo de éxito, muchos amigos, y ¡¡¡¡ una imagen social de 10!!!!

Así que se han puesto de moda las habilidades sociales, y todos queremos tener muchas y muy buenas.

Ser los más “requetesimpáticos” y que todos lo vean. Y esto realmente está bien, es un buen objetivo: Ser amables es la llave no sólo de muchas puertas hacia fuera sino de la mayoría que se abren hacia dentro de uno mismo. Pero NO ES UNA TAREA FÁCIL.

Hay tres cosas importantes en la vida: ser amable, ser amable y ser amable.Henry James

black-sand-flowers-hands-1920x1080-52340

Parece que con cuatro nociones, cinco post y tres libros de autoayuda seremos hábiles socialmente, y sobre todo: ASERTIVOS. Pero no es así.

La asertividad es una habilidad social que se trabaja desde el interior de la persona. Se define como la habilidad para ser claros,francos y directos, diciendo lo que se quiere decir, sin herir los sentimientos de los demás, ni menospreciar la valía de los otros, sólo defendiendo sus derechos como persona.

Usar técnicas como la del sándwich : decir algo amable, meter el mensaje en medio y terminar con algo amable; usar disco rayado; hablar siempre desde el yo… eso es genial y tiene buenos resultados pero NO ES SUFICIENTE.

En mi práctica diaria antes de poner en manos de cualquier paciente o cliente la poderosa herramienta de la asertividad, éste ha de haber trabajado de un modo sólido su autoestima: sobre todo en relación a sus emociones.

Asimismo, ha de haber conectado casi como si de él mismo se tratase con la palabra EMPATÍA: no se trata de entender tu postura porque me convenzas de ello, se trata de conectar con que con tus argumentos, tus razones y tu visión que no tengo por qué analizar, te sientes de un modo diferente a mí frente a la misma realidad. 

Si la asertividad no parte del conocimiento de las emociones propias y el respeto profundo por las de los demás: no es ASERTIVIDAD.

Autoras relevantes como Elia Roca, en sus programas Universitarios y su extensa bibliografía, establecen como bases para unas buenas HHSS estos dos parámetros, que pasan por la detección y análisis de las distorsiones cognitivas propias (en castellano: de cómo mis propias interpretaciones de las cosas, me pueden hacer pensar algo del otro que NO ES REAL). Y una vez hecho este intenso trabajo, entonces: seremos VERDADERAMENTE ASERTIVOS.

Decir lo que pienso con un “es como yo lo veo”, “es mi opinión” o “soy libre de decir lo que quiera”, no justifica el «leñazo» que a veces metemos detrás.

Si no estás teniendo en cuenta las emociones del de enfrente, eso es una expresión «borde» de lo que piensas dejando al otro sin posibilidad alguna de reaccionar porque “se lo has dicho bien”. Y funciona, claro… para imponer tu voluntad, para continuar con tus rigideces y para no entender que la comunicación es un proceso que ha de fluir en el que las emociones, sentimientos y pensamientos de la persona que tenemos delante son tan legítimas como las nuestras propias.

Ser “tajantes con estilo” no quiere decir que estemos siendo asertivos.

¿ CÓMO ES EL ASERTIVO “VERDADERO”?

  1. Siempre conectará con la opinión de la otra persona, y si no la comparte, antes de emitir su juicio ( porque aunque lo camufle de “ es lo que pienso” eso es un juicio), si no ve clara la postura, pedirá amablemente más información.
  2. Será respetuoso con los tiempos y formas de la otra persona. Muchos “falsos asertivos” sueltan el “es mi opinión” y ponen punto y final a la conversación sin dar pie a que la otra persona pueda exponer su criterio.
  3. Valorará y cuidará las emociones ajenas como propias. El asertivo de verdad, el que ha descubierto que la comunicación es una poderosa arma, incluso de sanación o de generación de dolor, entenderá que aquello que dice puede generar consecuencias; por tanto jamás hará “ el vació” a quien tiene en frente. Sabrá que … la otra persona es tan sensible como él mismo y cuidará mucho su proceso comunicativo. Por ello, el verdadero asertivo, el empático, el que siente y conecta con sus emociones, jamás dirá frases como “ me da igual como lo veas yo digo lo que pienso”.
  4. La persona asertiva no es cortante. Está claro que pone límites sí, pero no da cortes. Los monosílabos descontexualizados, son profundamente hirientes para algunas personas, y cierran absolutamente el proceso comunicativo. Ellos jamás los utilizan.
  5. El más importante: no utilizan la comunicación como una forma de validarse ate los demás o de imponer un criterio, no entienden que la lucha sea por “sentar cátedra”, valoran mucho más la interacción, el dialogo y la adquisición del compromiso hacia la búsqueda de soluciones. Si te quejas de como te sientes no te dirán: “yo te lo he dicho bien”. Y vuelta a empezar.

 

 

asertividad

¡¡¡ R E C U E R D A !!!

Agresivo: YO GANO-TU PIERDES

Asertivo: TÚ GANAS- YO GANO

Pasivo: TÚ GANAS-YO PIERDO

 

 

 

 

 


 

linkedinEl entrenamiento en HHSS se hace necesario en todos los planos de la comunicación, cuidar nuestras relaciones es fundamental tanto en nuestros entornos personales como profesionales, pues el cliente interno es tan importante como el externo en el mundo de la empresa y las organizaciones.

Sabemos que se puede, sabemos que es cuestión de intención, sabemos que hay que conectar con los recursos y continuar avanzando, pero … también sabemos que es difícil.

Desde Cristina Muñoz Positivate ®: Psicoterapeuta homologada Sanitaria, Coach Ejecutivo y Personal y  Trainer experimentada en Potenciación de Recursos Personales, existen muchas formas de acompañarte a que construyas la salida, TU SALIDA.

Cree en ti, crea lo que quieras, crece hasta donde tú elijas.