«Adiós es más que una despedida…» Mariano León.

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Testimonios

Mi nombre es Mariano León para muchos conocidos y para otros soy una estrella más a la que Cristina dio luz.

Adiós es mas que una despedida … Y así me despedí de aquella persona que viva atormentada por el miedo a perder. Por el miedo a pensar que las personas un día desaparecerían para siempre y que yo mismo podría desaparecer… y asíme despedí de mi otro yo del que hoy solo queda la apariencia física y casi ni eso.

Tras la terapia me convertí en un persona resiliente, positivo y fuerte. La vida me puso al limite pero yo supe plantarle cara y sin darme cuenta fui un guerrero que luchó para afrontar con firmeza el gran  dolor emocional que me causaron diferentes situaciones adversas de la vida.

Tuve que despedirme de mi ego , afrontando que jugaba un papel que no me correspondía y que solo era el escaparate de una tienda desordenada. Tuve que despedirme de personas a las que quería,  tal vez por no haber sabido a tiempo que que la palabra empatía siempre estuvo en el diccionario. Tuve que despedirme de algunos de mis valores tras haberme dado cuenta de que eran equivocados. Incluso tuve que despedirme para siempre de mi propia madre.

Pero Aprendí que adiós es más que una despedida, que si dejas ir y no te aferras te haces grande, que si aceptas las despedidas pronto se abrirá otra puerta a un presente diferente. Que no es fácil, pero que se puede  y sobre todo que no se puede vivir encadenado a algo que ya no tienes.

Amigos, decir adiós no conlleva solo tristeza y dolor sino que tras una despedida también hay alegría y nuevas emociones, que no  hay que tener miedo a perder, porque la opción de ganar no siempre esta en tus manos,  solo hay que tener el valor de afrontar lo que la vida nos da  y estar agradecidos cada día de estar vivos.

Cristina ha sido el  ancla que me dio estabilidad. Ancla que me ofreció la posibilidad de regresar a tierra firme y quedarme para siempre. Ancla que me dio firmeza, seguridad y que hizo que mi viaje con los ojos cerrados en aquella barca pequeña fuese uno de los mejores que he hecho en mi vida, un viaje a mis recuerdos, un viaje lleno de emociones, que no sabría explicar en este texto.

Es la primera vez que lo cuento y Cristina se entera en estas líneas, pero llevo tatuado un ancla en el hombro en recuerdo a mi etapa en Positivate y como símbolo a lo hoy día soy.

PD: Creo que esa foto es la idónea. Muchas Gracias por cruzarte en mi camino y haberme enseñado tanto. No sabes cuanto me emociono al leer lo que escribo.

Mariano León, Sevilla.

Terapia on line.